Cultura Godínez en tiempos de Home Office: Las juntas por videollamada

Cultura Godínez

Si a tu jefe le encantaba hacer juntas cada semana o cada quincena para dar una conferencia motivacional sobre por qué ponerse la camiseta ayuda a que crezca la empresa y ahora que están haciendo home office parece que su pasión por hacerlas no ha disminuido sino incrementado, las situaciones godínez por videollamada no se hicieron esperar.

Nunca falta el Godínez organizado que le recuerda al jefe temas para la junta

Si creías que al terminar la prepa dejaba de existir el que le recordaba al profe que había tarea, es probable que haya mutado en el godínez que le encanta recordarle al jefe de los miles de reportes que hay por entregar en la semana o si fulanito no ha resuelto el problema con el cliente que se le encargó. Es por lo general el que está pendiente de que todos estén en la junta por videollamada y si nota que alguien se une tarde, no duda en recordarlo al final de la junta. 

El chismecito en el grupo Godínez de WhatsApp

Y no en cualquier grupo, en el grupo de la empresa donde no están los jefes ni el godín mascota del gerente. Por lo general aquí hacen acuerdos antes o durante la junta por videollamada para no echar a nadie de cabeza y por supuesto que comentan si alguien se ve medio crudo o como que recién se levantó de la cama y nada más prendió la computadora.

Arreglado de arriba pero con la pijama debajo

Nadie quiere desperdiciar su tiempo en la cama si se durmió a las 3 de la mañana viendo los episodios que se había perdido de la nueva temporada de Luis Miguel en Netflix. Si acaso echarse agua en la cara, darse una cepillada rápida en el cabello y ponerse la camisa menos arrugada que tengas funcionará. Total que por la videollamada nadie se va a dar cuenta que traes puesta tu pijama de Batman y esto es lo más digno de un godínez en home office.

La conexión viene y va (pero tu hambre no)

Si eres de los que se conecta desde su teléfono a la junta por videollamada, ocasionalmente estarás fingiendo fallas en tu conexión para poder prepararte el cafecito mañanero a gusto y tus fabulosos huevos para el desayuno. Por supuesto que si te preguntan algo tiendes a improvisar y eres el típico godínez que siempre trae algo en la boca.

Las juntas de los lunes son el upgrade de los honores a la bandera en los que nunca faltaba el niño desmayado que ahora es el godínez que siempre se queda medio dormido o de los que se la pasaban platicando y ahora son chismosos profesionales.


El home office trajo nuevas maneras de evolucionar a las especies de godínez y seguro que en tu trabajo has descubierto nuevas formas de ser uno. Para que sigas riendo (o llorando) por ser godín, te recomendamos ver el especial de Home Office de Mirreyes contra Godínez.