¿Te da miedo dejar la casa de tus padres?

Dejar la casa de los padres e irse a vivir solo es uno de los pasos más grandes en la vida de un adulto y todos nos hemos de enfrentar a ello eventualmente. Sin embargo, aunque vivir por tu cuenta tiene muchas mieles y nos brinda una nueva etapa de crecimiento para extender nuestras alas, también puede que al principio tengamos un sentimiento de indecisión (con todo y maletas empacadas). 

Ve por un té y acomódate para leer algunas recomendaciones para enfrentar las inseguridades o temores más comunes antes de salir del nido familiar. 

Miedos al dejar la casa de los padres: #1 Fracasar y acabar regresando a vivir con tus papás

Este es probablemente el que más nos quita el sueño: ser despedidos de nuestro trabajo y tener que empacar todo para regresar a nuestra casa con la cola entre las patas. Ya sea que tengas que “regresar a tu pueblito” o que vivas en la misma ciudad que tus papás, el único escenario malo REAL de regresar con nuestra familia es batallar para encontrar la oportunidad de volar y vivir solo de nuevo. Sin embargo, en lo que eso sucede, tenemos una curva de aprendizaje que atravesar aún en casa de los padres (como no gastar la quincena en un solo día pidiendo cosas en Amazon o invitando a comer a toda la oficina). Una vez que sientes cabeza y te acostumbres a ordenar tus finanzas, serás imparable. 

Miedos al dejar la casa de los padres: #2 Comer puro atún (o morir de hambre al vivir solo)

Si tu idea de un menú básico al vivir solo consiste en muchas latas de atún y sopas instantáneas, cuenta con nuestras recetas para comer rico con atún en lata o con maruchan. Si a duras penas cocinas quesadillas, checa este post con canales de cocina básica para que vayas despertando a tu chef interno y este otro para saber cómo elegir en el mercado. Solo se aprende a cocinar cocinando, y tú irás mejorando con el tiempo.

Miedos al dejar la casa de los padres: #3 Quedarte en la bancarrota antes de la siguiente quincena

Vivimos en tiempos de crisis financiera y al irte a vivir solo tus papás ya no te estarán cuidando, tu proveedor eres tú mismo y si derrochas puede que al final de mes la pases algo apretado. Para evitar eso, puedes aprender a hacer un presupuesto mensual contemplando tus gastos esenciales: comida, renta, servicios, y también uno que otro capricho pero sin olvidarte de ahorrar. Y si acaso te llega a pasar que gastaste de más, te dejamos esta guía de supervivencia extrema para comer con $300 pesos al mes (aunque no lo creas, hemos pasado por ahí).

Miedos al dejar la casa de los padres: #4 Vivir con un mal roomie

Tener un roomie de terror es una pesadilla, pero nosotros estamos para ayudarte con eso. Aprovecha nuestros Jueves de Roomies para encontrar a alguien compatible con tus rarezas. ¿Qué tal que encuentras a tu nuevo mejor amigo? Y aunque no sea tu BFF, tener un compañero con quien compartir gastos y que al menos haga ruido cuando llegues del trabajo no puede ser del todo malo. No abandones tu sueño de vivir solo por un miedo así, recuerda que la ansiedad nos hace ver las cosas más difíciles de lo que parecen.




Si el peor escenario al salirte de casa de tus padres es tener que regresar, recuerda siempre: todo tiene solución y aunque parezca el fin del mundo, aprenderás a salir de ello y sobrevivirás sin problemas.

Llévatela tranqui, la vida no es una competencia para ver quién consigue el crédito de infonavit más rápido. Una vez que decidas dar el salto e independizarte, estas Apps para independizarte te harán un paro tremendo.