Roomie de terror

Roomie de terror
roomie de terror

Por: Depa de Soltera.

Hace unos días Depa de Soltera preguntó a sus lectores sobre sus (malas) experiencias con roomies y esto fue lo que le contaron…

“Compartíamos cuarto y llevaba a sus parejas a pasar la noche con ella, hacía ruidos toda la noche y no dejaba estudiar y/o dormir; además siempre se robaban cosas como dinero o joyería, curiosamente todo de mi propiedad, nunca compraba cosas personales como crema, shampoo o comida y usaba las mías, incluso mi perfume, se comía mi comida y ni los trastes lavaba. Pero lo peor de todo es que su mamá la visitaba los fines de semana y dejaba oliendo a tabaco el cuarto y todo el departamento“.

Jessica Rodríguez

“Mi roomie de terror robó mi cuarto, mi lap, mis bolsas, mis perfumes de marca y mis objetos de oro, puse mi denuncia y 2 días después desapareció…”

Mariana M. Robles

“Yo tuve como roomie a mi propio hermano… yo pagaba la parte más grande de la renta y todos los servicios porque él todavía estudia. Se comía la comida y no lavaba trastes, usaba la lavadora y no la desconectaba, dejaba la reja de seguridad abierta y una noche para colmo de fumó un churro de mota en mi sala aprovechando que no estaba pero si estaban mis perritas ¡me dio tanto coraje! Al final le fue a decir a mis papás que yo lo trataba mal y que ya no quería vivir ahí. Cuando se fue sacó con ayuda de mi mamá sus cosas a escondidas y ni su basura se llevó“.

Pao Hernández

“Se comía mi comida y si ella llegaba a comprar algo lo escondía en su cuarto. El colmo fue un día en que había hecho la compra de verdura y fruta, carísima por cierto, y ella me llamó a ayudarla con su compu, al llegar a su lugar y verla, la muy descarada se había hecho una mascarilla con el aguacate que acababa de comprarme, al ver mi rostro me dijo: ‘Ay, me hice una mascarilla porque mi cara ya estaba muy reseca’“.

Adriana Roque

“El depa era mío, lo tenia súper equipado, un día se fue la innombrable sin avisarme y se robó las tapas de mis cazuelas, su perro dejó todo el lugar orinado, destruyó la mesa de la sala y por maldad le echó cloro al sillón. ¡Qué coraje me diooo!”

Rigen Mendoza

“¡Trauma mil! Su novio literalmente vivía con nosotras, el conflicto conllevó a que se mudara… con mi ropa, zapatos y plancha de cabello “.

Laura Garrido

“Cerraban con seguro la puerta del cuarto que compartíamos, pero las muy tontas no sabían que yo sabia abrir las puertas con cuchillos o así. Nunca me quedé sin dormir en mi camita“.

Cinthya Jones

“Era muy sucia y mentirosa, además no le gustaba bañarse ni cepillarse los dientes, se fue de un momento a otro y, de verdad, su cuarto apestaba. Pero eso sí, siempre cambiada, peinada y perfumada para salirse de antro”.

Valery Gutiérrez

“Éramos tres roomies y la otra chava le robó a mi prima su lap y su dinero“.

Angie Olvera

“Mi roomie de terror dejó que su perro marcara mi almohada, mi sala, mi comedor, mi maleta y mi closet y se hizo de la vista gorda a la hora de la lavada. Y aguas con recordarle la fecha de pago de servicios y renta…”

Jacky Mor Gar

“Mi roomie de terror fue la que nunca hacía su cama, dejaba su ropa y zapatos por todos lados, usaba mis cosas, no ayudaba en la limpieza, cocinaba y dejaba por días o semanas la comida en el refri, a veces estaba todo el día libre y elegía la media noche para cocinar, todo el olor se guardaba en las habitaciones“.

Karmen Ferrer

“Que los amigos de tu roomie (hombre), se metan a tu cuarto mientras duermes ‘por equivocación’, ahhhh y el olor del baño, hasta parecía baño público“.

María José Álvarez