Crónicas de un roomie desempleado: Come con $300 pesos al mes

¡Hola! Soy una integrante del equipo editorial de Roomi. Gracias a los dioses hoy tengo trabajo (o varios, porque con esta economía no siempre alcanza para todo) y no le sufro tanto para llegar a fin de mes. Pero hace un par de años me quedé sin empleo fijo por varios meses en CDMX y tenía que pagarle renta a mi roomie y otros gastos.

Ser un roomie desempleado es una pesadilla, pero la esperanza es lo último que muere.

La familia hizo paro, mi roomie también, pero el apoyo es limitado. Al final, terminé trabajando en un call center por un buen rato para sobrevivir.

Los precios de hoy han cambiado, pero en aquel entonces aprendí a exprimir cada centavo en alimentos que me rendían para un mes con $200 pesos, comiendo de dos a tres veces al día (100% real, no fake, por la inflación le puse $300 al título). Algunas medidas sonarán un poco extremas, pero uno nunca sabe. 

AQUÍ LES VA MI LISTA DE RECOMENDACIONES:

El final trágico del Chavo del ocho que evitó la hija de Chespirito –  7Corrientes
Si eres un roomie hambriento, organízate para que la comida te rinda todo el mes.

Lo que hacía era guisar una olla grande y guardar en el congelador bolsitas o tuppers con una porción de cada cosa. Es importante que la porción sea suficiente. Es recomendable comer en casa o llevar tu comida si tienes que comer fuera. *Lo posible, lo compraba de la marca genérica de la tienda o a granel en el tianguis.

Lista del súper:

  • Tortilla
  • Lentejas
  • Arroz
  • Avena
  • Frijol (obvio del más barato, te tocará quitar piedras y lavarlos bien)
  • Dos cajitas de puré de tomate condimentado (es más económico que comprar jitomates)
  • 20 pesos de salchicha a granel
  • Reja de 12 huevos (o si me alcanzaba, compraba más)
  • Bolsa de cereal inflado que es como de 800g, en aquel entonces costaba $11, ahorita la he visto a $13. Me gustaba el de chocolate.
  • Una caja de “alimento lácteo” marca genérica del súper, cuesta al menos $12 y es una mezcla de soya con “leche”. Llegué a pensar en ir a Liconsa por leche gratuita pero nunca lo hice.
  • Azúcar (si guardas los sobrecitos de los restaurantes, ya la hiciste. Igual aplica con la catsup, salsitas y otros condimentos).
  • Té de manzanilla. Si siembras tu propia manzanilla así como otras hierbas para sazonar te las ahorras.
  • Una cebolla (hoy sé que las plantitas que salen a la cebolla cuando la siembras dan muy buen sabor a cebolla a las cosas, por si acaso no te alcanza para comprar cebollas, siembra una. Aplica igual para el ajo).
  • Pasta de coditos
  • Mayonesa
  • Aceite
  • Si me alcanzaba, compraba dos o tres conchas (pan de dulce). Si eran del día anterior estaban a $3
  • Si me alcanzaba, una lata de elotitos
  • Agua (cuando no me alcanzaba para el garrafón, compraba las gotitas para desinfectar verduras y con eso esterilizaba agua de la llave. Les juro que no me enfermé).

Ahora, la fórmula del roomie hambriento para que te rinda lo que compraste:

Chavo del 8: ¿Cómo son exactamente las tortas de jamón que tanto le  gustaban? | FOTOS | PROGRAMAS-TV | TROME
Con hambre, hasta la torta de jamón que te invita tu roomie te sabe a gloria.
  1. A las lentejas les echaba el puré de tomate, un trozo de cebolla, dos o tres huevos cocidos y la mitad de la salchichas. De toda la olla me alcanzaba para bastantes días.

  2. Meter un huacal de pollo a la olla le da buen sabor a todo (el huacal son los huesitos, te lo pueden regalar en la pollería).

  3. La otra mitad de las salchichas la hacía en cuadritos con la sopa de coditos con mayonesa. Rinde bastante. Otra forma de hacer las salchichas es con cátsup y chile chipotle. La latita de chiles suele estar bara.

  4. La mayor parte del arroz lo hacía normal (enjuagado, frito con cebolla y de ahí a cocer). Sale muchísimo arroz. Le ponía los elotitos.

  5. El otro poco de arroz lo hacía dulce, tipo “arroz con leche”, con una varita de canela y vainilla. Le ponía la leche rebajada con agua.

  6. Una parte de la avena la hacía dulce, igual con leche rebajada, vainilla y canela. La otra parte la usaba para hacer “leche de avena” que funciona muy bien como sustituto de leche para el cereal o el té.

  7. El frijol hay que limpiarlo, lavarlo y dejarlo remojando por uno o dos días para no gastar tanto gas al cocinar porque tarda. Lo mismo aplica con los otros granos. El frijol lo comía con tortilla, solo en caldo o con huevo.

  8. El cereal con leche de avena o leche rebajada con agua sirve para desayuno o cena.

  9. El pan de dulce lo comía de desayuno o cena con té. El té, como es agua caliente, calma la tripa.

  10. El huevo lo hacía con “migas” para que rindiera más: pedazos de tortilla frita revuelta con huevo y sal. En ocasiones era más tortilla que huevo, pero hey, con hambre todo sabe sabroso.

  11. Nunca la apliqué pero el caldo bien guisado con pura tortilla igual jala, ese lo hacía mi vecina que era bien buena onda y me invitaba a comer de vez en cuando. Mi roomie también se rifó.

  12. Cuando tenía un poquito más de dinero compraba nuggets de a peso y me los comía con catsup.

Contrario a lo que la gente piensa, cuando de veras no tienes nada de varo, el atún y la Maruchan son caros (recuerda que estamos planeando para tres comidas al día durante un mes). El pollo, la carne de res y cerdo también son caras. Igual las verduras y frutas frescas. Por eso, si te das cuenta, casi todo lo de la lista son cereales y no perecederos. En aquel entonces hacía mis compras en Bodega Aurrerá de Av. Centenario en Álvaro Obregón, CDMX. Por la zona y por ser “Bodega” era mucho más barato. Lo demás, en el tianguis (por cierto, échale un ojo a este artículo de cómo pedir la comida en el mercado).


Ahorita mi situación es diferente. Como mucho mejor, un poco de todo y comida fresca. Tengo un empleo aún en pandemia, pero sé que no todos corrieron con la misma suerte. En cualquier caso, este post quedará aquí para la historia para todos los roomies hambrientos de México. Otro artículo inspirado en esta época de escasez es 15 Tips de cómo ahorrar dinero para universitarios (por no decir estudihambres). Pasa esta sabiduría a un roomie que lo necesite.